¿Cómo superar los problemas que nos impiden avanzar?

¿Cómo superar los problemas que nos impiden avanzar?

Es normal que a veces nos preguntemos cómo superar los problemas que nos impiden avanzar. Llevamos una mala racha, hemos perdido a un ser querido, enfermamos… las opciones son prácticamente ilimitadas.

Lo cierto es que la vida tiene siempre alguna dificultad. Nunca alcanzaremos un estado en el que todo resulte ideal, y hemos de aprender a vivir con ello. Sin embargo, ¿qué podemos hacer cuando nos sentimos atascados? ¿Cómo podemos progresar cuando no vemos salida?

¿Cómo superar los problemas que nos impiden avanzar? El enfoque de la psicología y terapia moderna

Si tenemos claro que los problemas son algo inherente a la condición humana, nos daremos cuenta de que la solución no puede ser solucionar todos los problemas, porque siempre tendremos alguno.

Entonces, ¿qué podemos hacer? La psicología actual coincide en que afrontar, aceptar y tomar distancia son estrategias ganadoras para gestionar esas dificultades. Son tres planteamientos diferentes pero complementarios.

Afrontar nos permite entender dónde estamos

Dejar de huir de los problemas requiere afrontar la realidad. Sí, nos ha sucedido algo malo. Y, para qué negarlo: nadie desea sufrir.

Sin embargo, decidirse a hacer algo al respecto es una actitud valiente. Nos hace pasar de ser víctimas a ser proactivos. A decirle a la vida que, a pesar de todo, tenemos ganas de intentar crecer como personas.

Aceptar significa integrar las dificultades

En ese punto, aceptar es el siguiente movimiento. De una forma natural, sin rencores ni resistirnos, hemos de reconocer que a veces los problemas tienen difícil solución. Otras, ni siquiera la tienen. La vida tiene mucho de eso.

Sin embargo, incluso ante la adversidad más grande que podamos imaginar, tendremos la opción de volver al presente. De buscar lo bueno. De competir de forma sana con aquello que nos hace sufrir, aunque sólo sea para ver hasta qué punto podemos mejorar.

Desde ahí podremos tomar distancia

Llegados a ese espacio de sana competencia, podremos tomar perspectiva de nuestras dificultades. Anclarnos al presente y entender que, aunque en nuestra mente todo pinta gris, eso son sólo pensamientos.

La meditación, el no tomarse la charla de nuestra mente al pie de la letra, son formas de vivir más en el presente. Si nos preguntamos cómo superar los problemas que nos impiden avanzar, seguramente la respuesta sea esa: no se trata de vencerlos, sino de dejar de resistirse. No hay que luchar, sino afrontar, aceptar y poner las cosas en perspectiva. Desde ahí seremos mucho más fuertes.