Cómo puedo lograr llegar a mi meta sin rendirme

Cómo puedo lograr llegar a mi meta sin rendirme

Quizá te preguntes lo de cómo puedo lograr llegar a mi meta sin rendirme.

Y es normal: vivimos en una sociedad muy exigente, en la que no nos damos descanso. En la que siempre queremos más.

No es malo que tengas sueños e ilusiones por los que luchar. La vida tiene mucho de eso, y son un motor fantástico para avanzar en tu camino. Sin embargo, ¿qué consejos puedo dar a quien busca alcanzar sus metas sin sufrir?

¿Cómo puedo lograr llegar a mi meta sin rendirme? Busca el significado

Uno de los principios básicos de la motivación que se nos olvida es que las metas deben ser alcanzables y realistas.

De nada sirve que apuntemos a la Luna si realmente no estamos preparados para el salto. Los objetivos han de ser progresivos, realistas, escalables. De lo contrario, perderemos esa motivación inicial, esa chispa.

Con todo, hay algo muchísimo más poderoso que la motivación: el compromiso con lo que es significativo para ti.

Desatando el poder de las metas significativas

Las personas nos sentimos validadas y rendimos más (y mejor) cuando… tenemos metas que nos importan. Cuando perseguimos un objetivo no por tener más, sino porque nos importa realmente.

Una motivación es la chispa, pero un significado es el fuego que alimentará nuestra voluntad para no desfallecer. Se trata de un modelo más fiable y sostenible, en el que la motivación es intrínseca. En el que el cambio nace de uno, y de forma positiva.

Es cierto que a veces nos cuesta, y tenemos que hacer cosas que no nos llenan del todo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones podemos:

  • Alinear nuestra meta con los valores que nos importan.

  • Buscar poner nuestra energía en aquellos proyectos que marcan una diferencia.

  • No desgastarnos haciendo cosas que, al final del día, son irrelevantes.

Hay que ganarse la vida, trabajar y seguir adelante. Vivir en el mundo real. Sin embargo, no es necesario renunciar a nuestros valores.

La clave para alcanzar todas tus metas

Así que, en resumen, la clave para alcanzar todas tus metas es que persigas aquello que significa algo real para ti.

Y aunque alguna que otra vez desfallezcas, ten claro el motivo por el que empezaste el camino. Comprobarás que así es muchísimo más fácil encontrar la fuerza para responder a la pregunta de cómo puedo lograr llegar a mi meta sin rendirme.